El problema del gas y la transición energética


Europa observa con horror la subida de los precios de la gasolina en las últimas semanas. La pobreza energética es una palabra que se utiliza cada vez más por muchos políticos. 

Ahora la pobreza energética está vinculada a la crisis del gas. Debido a los elevados precios del gas, la factura energética amenaza con convertirse en inasequible para las rentas más bajas este año. Que quede claro que la transición a las energías renovables no es la causa de la crisis del gas. Pero la crisis del gas nos enseña algunas lecciones importantes para la transición energética.

La primera lección es que no hay que tomarse la seguridad del suministro a la ligera. Ese peligro estaba en nuestra mente, pero creíamos que lo teníamos controlado. España tiene buenas conexiones de gas, Argelia es el país que más gas importa a España con el 45% del total, pero esto ha resultado ser una falsa seguridad. Ahora que la demanda de gas natural es mucho mayor de lo que habíamos previsto, resulta que la oferta para este invierno seguramente no se cumplirá.

La segunda lección es que en el futuro, dependeremos de fuentes de energía renovables poco fiables. Después de todo, el sol no siempre brilla y el viento no sopla constantemente. El resultado es un suministro alterado. La transición energética reconoce inequívocamente este problema. Mientras esto no se resuelva, no tendremos seguridad de suministro y la transición a las energías renovables no podrá completarse. Una de las soluciones sería conseguir una transición a energías más verdes y así garantizar un almacenamiento suficiente de energía a gran escala.

Resumiendo esto significa que:

  • La recuperación económica lleva consigo un consumo más alto de energía
  • Este invierno se va a necesitar más suministro de gas
  • La transición a las energías renovables no es tan fácil como parece

No te olvides de echar un vistazo a nuestra sección de Noticias.